Cómo entender tu factura de la luz: Analísis y explicación de cada concepto

Entender tu factura de la luz es fundamental para gestionar tu consumo y controlar los costos de energía en tu hogar o negocio. La explicación detallada de los componentes clave de la factura eléctrica, las diferencias entre las tarifas del mercado libre y regulado, y los métodos de pago disponibles te ayudarán a optimizar tu consumo.

Nuestros asesores te ayudarán a realizar todas las gestiones

Explicación al detalle de tu factura eléctrica

La factura de la luz en España se compone de varios elementos importantes que debes conocer para entender mejor tu consumo y los costos asociados. Entre estos elementos se encuentran el término de potencia, que es un costo fijo que pagas por la potencia contratada, independientemente de tu consumo, y el término de consumo, que se calcula multiplicando el precio de la energía por la cantidad de kilovatios hora (kWh) utilizados.

  1. Término de potencia: Es un gasto fijo por la potencia contratada, pagado independientemente del consumo. Con las nuevas tarifas, puedes contratar dos potencias diferentes para tu hogar o negocio.
  2. Término de consumo: Este es el costo variable basado en los kilovatios hora (kWh) consumidos. En el mercado regulado, se estructura en tres tramos horarios: punta, llano y valle.
  3. Precio de la energía: En el mercado regulado, puede variar cada hora o día bajo el PVPC; en el mercado libre, puede ser fijo, variable o incluir descuentos.
  4. Alquiler de equipos: Si no posees un contador propio, se incluye un cargo mensual por el alquiler del mismo, fijado entre 0,81€ y 1,36€ por el Gobierno.
  5. Impuestos: Incluyen el impuesto sobre la electricidad (5,113% del término de potencia y consumo, temporalmente reducido al 0,5%) y el IVA, que varía según la región (21% en la Península y Baleares, 7% en Canarias, y 1% en Ceuta y Melilla).
  6. Costes regulados: Incluyen peajes y cargos por el transporte y distribución de la energía.
  7. Servicios adicionales: En el mercado libre, pueden presentarse otros servicios adicionales.

Conocer estos componentes y revisar tu consumo regularmente te ayudará a identificar posibles áreas de ahorro en tu factura eléctrica.

¿En qué se diferencian una factura de luz del mercado libre frente al regulado?

Las diferencias entre una factura de luz del mercado libre y una del mercado regulado son notables y afectan tanto al precio de la energía como a la estructura y transparencia de los costes. En el mercado regulado, el precio de la energía se establece según el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), que varía cada hora o día. En contraste, en el mercado libre, el precio se acuerda en el contrato y puede ser fijo, variable o incluir descuentos.

El desglose de costes también varía: el mercado regulado detalla el precio por horas y el coste de la energía en el mercado mayorista, mientras que en el mercado libre, el desglose depende del tipo de contrato, generalmente con menos fluctuaciones. Además, las facturas del mercado libre pueden incluir servicios adicionales como mantenimiento o asistencia, algo que no se encuentra en el mercado regulado.

Ambos mercados incluyen impuestos y cargos regulados, aunque pueden presentarse de manera diferente según la compañía. En términos de transparencia, el mercado regulado se enfoca en mostrar claramente los costes directos, mientras que el mercado libre puede ser más complejo debido a la inclusión de servicios adicionales y descuentos.

¿Qué tipos de facturación existen?

Dentro de la factura de la luz hay varios tipos. Estos varían en función del tipo de soporte, la frecuencia y los importes que incluya. Podemos recibir nuestra factura en papel o de manera electrónica, con una frecuencia mensual o bimensual (cada 2 meses), puede ser solo de la luz (o gas), o dual en el caso de tener contratada la luz y el gas con la misma comercializadora

Desglose de tu recibo de luz

Esta sección incluye los datos de tu factura, que son los siguientes:

  • Nº de la factura
  • Nº de referencia (nº del contrato + secuencia del nº de factura)
  • Periodo facturado (de que fecha a que fecha se te cobra) y fecha de emisión
  • Fecha del cobro del importe (con pago domiciliado)
  • Fecha límite para pagar la factura (sin pago domiciliado)
  • Nombre, apellidos y dirección del titular
Este es un resumen de la factura, es decir muestra el importe total, sin mostrar cálculos. Incluye lo siguiente:

  • Potencia contratada: Coste fijo por la potencia que has contratado.
  • Energía consumida: Costo basado en los kilovatios hora (kWh) que has utilizado.
  • Impuesto de electricidad: Impuesto aplicado sobre el consumo de energía.
  • Alquiler de equipos de control y medida: Cargo por el alquiler del contador si no es de tu propiedad.
  • Impuesto aplicado: IVA o IGIC (Impuesto General Indirecto de Canarias), según corresponda.
  • Total del Importe de la Factura: Importe total a pagar incluyendo todos los impuestos.
  • Otros conceptos:

    Depende de la factura específica o de la tarifa contratada, pueden incluirse otros conceptos:
    Regularización y otros conceptos: Costes asociados a posibles ajustes y regularizaciones.
    Derechos de contratación: Es lo que se paga por los derechos de extensión y acceso.

Esta sección se encarga de informarte sobre tu consumo aportando la siguiente información:

  • Periodo de facturación: El intervalo de tiempo que cubre la factura.
  • Consumo en el periodo (kWh): La cantidad de energía utilizada durante el periodo de facturación, calculada como la diferencia entre la lectura actual y la anterior.
  • Precio del kWh: El coste promedio por kilovatio hora para tu consumo, considerando descuentos, variaciones y discriminación horaria.
  • Gráfico de evolución del consumo: Representación visual de cómo ha cambiado tu consumo a lo largo del tiempo.
  • Potencia máxima demandada: La mayor cantidad de potencia que has solicitado en un momento dado.
  • Gasto diario de luz: El coste diario de tu consumo de energía.
  • Consumo en los últimos 12 meses: Resumen del total de energía utilizada en el último año.
En este punto se incluye la siguiente información sobre tu contrato:

  • Principales datos del titular del contrato
  • Dirección de la vivienda del cliente
  • Nombre de la tarifa contratada
  • Potencia contratada
  • Número CUPS (Código Universal del Punto de Suministro)
  • Permanencia y fecha de finalización de esta (en el caso de tener permanencia)
  • Nº de contador
  • Nº de contrato con tu comercializadora
  • Nombre de tu comercializadora
  • Nombre de tu distribuidora
  • Nº de contrato con tu distribuidora
  • Peaje de transporte y distribución de la energía
  • Segmentación de cargo (segmento en el que se encuentra tu tarifa para el cobro de los cargos)
  • Fecha de finalización del contrato
Tu factura de la luz extendida, con los cálculos hechos para cada concepto:

  • Término de potencia
  • Término de energía
  • Descuentos
  • Alquiler de equipos de medición y control
  • Impuestos sobre la electricidad
Aquí se te indica el porcentaje de tu factura al que van destinados los siguientes conceptos:

  • Energía
  • Alquiler del contador
  • Impuestos
  • Peajes de transporte y distribución: porcentaje asignado a la distribuidora para el mantenimiento y mejora de la red eléctrica en España
  • Cargos (retribución a las renovables, entre otros)
Aquí es un espacio dónde se incluye información adicional como:

  • Información sobre atención al cliente
  • QR del comparador de tarifas de la CNMC
  • Otra información que la comercializadora considere relevante para el usuario
factura de la luz parte frontal
factura de la luz parte trasera
 
Mientras la factura del gas y la luz comparten conceptos como datos del cliente, datos de la empresa, periodo de facturación, consumo, impuestos y alquiler de equipos, difieren en componentes específicos como la potencia contratada y los peajes de acceso en la luz, y los peajes de transporte y distribución en el gas.

¿Que cambios ha sufrido la factura de la luz?

En 2021, la factura de la luz experimentó importantes cambios con la introducción de una nueva estructura tarifaria. Se separaron los peajes y cargos: los peajes cubren los costes de las redes de transporte y distribución, mientras que los cargos financian otros costes regulados como las renovables y el déficit.
 
Además, se implementó una discriminación horaria obligatoria, con precios diferentes según el horario de consumo (punta, llano y valle), lo que incrementa la diferencia de precios entre estos periodos. Estos cambios, asignados automáticamente, facilitan la recarga nocturna de vehículos eléctricos y permiten adaptar las potencias contratadas y pautas de consumo.

Cómo calcular tu factura de la luz

Para calcular tu factura de la luz, sigue estos pasos detallados que te ayudarán a comprender cada concepto y cómo se suman para obtener el total a pagar.

  1. Calcula la potencia facturada multiplicando los kW contratados por el término de potencia y los días del periodo:
    • Punta: 4,4 kW * 0,0938 €/kW * 30 días = 12,38 €
    • Valle: 4,4 kW * 0,0126 €/kW * 30 días = 1,66 €
    • Total potencia facturada: 14,04 €
  2. Calcula la energía facturada multiplicando los kWh consumidos por el término de energía:
    • Punta: 66 kWh * 0,2404 €/kWh = 15,87 €
    • Llano: 110 kWh * 0,1419 €/kWh = 15,61 €
    • Valle: 44 kWh * 0,0917 €/kWh = 4,03 €
    • Total energía facturada: 35,51 €
  3. Aplica el impuesto de electricidad sumando la energía facturada y la potencia facturada, y multiplicando por 5,113%:
    • IEE: 0,05113 * (35,51 € + 14,04 €) = 2,53 €
  4. Incluye el coste del alquiler del contador:
    • 0,027 €/día * 30 días = 0,81 €
  5. Calcula el IVA sumando todos los conceptos anteriores y aplicando el 10%:
    • IVA: 0,10 * (14,04 € + 35,51 € + 2,53 € + 0,81 €) = 5,29 €
  6. Suma todos los conceptos para obtener el total de la factura:
    • Total: 14,04 € + 35,51 € + 2,53 € + 0,81 € + 5,29 € = 58,18 €
Existen dos tipos de lectura del contador: la lectura real y la lectura estimada. La lectura real se toma directamente del contador de luz, reflejando el consumo exacto de electricidad. La lectura estimada se utiliza cuando no se puede acceder al contador y se basa en el historial de consumo del cliente, lo que puede resultar en diferencias con el consumo real.

Cómo realizar el pago de tu factura de la luz

Si te preocupa cómo pagar tu factura, no lo hagas más, porqué es una tarea que requiere de poco esfuerzo gracias a las múltiples opciones disponibles. A continuación, te presentamos las diferentes opciones para que puedas elegir la forma que mejor se adapte a tus necesidades.

  1. Domiciliación bancaria: Este es el método más común y cómodo. Al contratar el servicio, proporciona tus datos bancarios para que el cargo se realice automáticamente.
  2. Pago online: Accede al área de clientes o a la página web de tu comercializadora. Aquí podrás abonar la factura con una tarjeta de crédito de forma rápida y segura.
  3. Transferencia online o pago en cajeros: Utiliza la banca online o acude a un cajero automático de una entidad financiera asociada para realizar el pago mediante transferencia.
  4. Pago por teléfono: Algunas compañías permiten el pago de facturas impagadas por teléfono. Ten a mano tu recibo y una tarjeta de crédito.
  5. Bizum: Cada vez más comercializadoras ofrecen la posibilidad de pagar las facturas a través de Bizum usando tu dispositivo móvil.

Para realizar el pago, asegúrate de tener los siguientes datos:

  • Datos del titular del contrato
  • Número de factura o código de barras
  • Importe de la factura
  • Número de tarjeta bancaria (si aplicable)
  • Dirección de correo electrónico para el comprobante de pago

Es importante pagar las facturas dentro del plazo establecido para evitar cortes de luz por impago. Si el monto de la factura es muy alto, considera buscar una tarifa más económica o adoptar hábitos de consumo más eficientes.

¿Cada cuánto se realiza el pago de la luz?

La periodicidad del pago de la luz varía según el mercado y la compañía. En el mercado regulado, los recibos se emiten siempre de forma mensual, gracias a los contadores inteligentes que permiten lecturas reales cada 30 días.

En el mercado libre, la frecuencia de facturación puede ser mensual o bimestral, dependiendo de lo establecido por la comercializadora y la preferencia del usuario. Las facturas pueden recibirse en formato digital o en papel, siendo la opción digital la más común y accesible.

Es posible que existan errores en mi factura de la luz?

Las facturas de la luz pueden contener errores por diversas razones, desde fallos administrativos hasta problemas con la lectura del contador. Estos errores pueden resultar en facturas inesperadamente altas o bajas, por ello es importante conocer los posibles errores y cómo gestionarlos.

  1. Lectura de contador incorrecta: Si el gasto no coincide con el consumo real, podría haber un error en la lectura del contador. Contacta a tu compañía eléctrica para corregirlo.
  2. Errores tras un cambio de tarifa: Verifica que los cambios de tarifa se apliquen correctamente en tu factura. Si no es así, solicita a tu compañía que rehaga la factura.
  3. Facturas duplicadas: Asegúrate de no recibir la misma factura dos veces. Si detectas duplicados, reclama y pide la devolución.
  4. Cobros indebidos: A veces, se pueden incluir servicios adicionales como mantenimiento sin tu consentimiento. Revisa tu contrato y factura para evitar cargos no deseados.
  5. Errores administrativos: En casos excepcionales, puedes recibir facturas con errores significativos. Reclama inmediatamente y, si es necesario, recurre a organizaciones de consumidores.

A continuación, se detallan algunos pasos y documentos necesarios para gestionar errores en la factura:

En el caso de que no se resuelva, te recomendamos presentar una denuncia contra tu comercializadora ante un organismo de consumo.

Además, puedes considerar los siguientes aspectos opcionales:

✔️ Revisar periódicamente tus facturas para detectar errores a tiempo.
✔️ Registrar tus lecturas de contador para comparar con las facturas.
✔️ Consultar con un asesor energético si tienes dudas.

Preguntas frecuentes sobre la factura de la luz

Si no pagas tu factura de luz a tiempo, tu suministro puede ser cortado y se te podrían aplicar recargos por demora. Además, podrías enfrentar dificultades para contratar servicios con otras comercializadoras en el futuro.

Actualizado el 14 Jun, 2024

redaction Redacción de Luz y Gas
Redactor

Daniele Tarantino

Redactor Energía

Comentarios

bright star bright star bright star bright star grey star

Más información sobre nuestra política de control, tratamiento y publicación de notificaciones